24 oct. 2010

Horas...


Mantengo firme la certeza de que el tiempo no minimiza el dolor. Mantengo entera mi conciencia de que las horas pasan y yo sigo aquí sin ti. Mantengo a ciegas, a tientas el sendero trazado en mi destino, cortado a mitades, tu por el tuyo y yo... sola por el mío. Me mantengo ante la idea fehaciente de vivir con la eterna interrogante del porque? Permanezco inmune a comentarios, frases que buscan consolar al alma inconsolable. Que tan erróneos se encuentran, ni se dan por enterados de mi tan profundo sufrir. En mi se ha afirmado el cristal que cubre el amor santificado, no hallo blasfemias en las palabras que busco para nutrir tal firme sentimiento. El tiempo acrecienta los sentidos, las añoranzas, las esperanzas... Oigo las horas transcurrir como lentas campanadas estridentes. Refugiada en papeles etéreos dejo plasmado mi mayor tesoro, el haberme sentido fuerte y apasionadamente amada, los recuerdos más felizmente concebidos, tu corazón dormido junto al mío palpitante. Me mantiene la fe de volvernos a vernos. Me sostiene el amor redundante en todos los lugares que recorro, Te mantengo libre, siendo... me mantengo entera asintiendo al destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario