24 oct. 2010

Espejo


Y en la noche, donde la soledad inunda los rincones; murmurara el alma tacita, como en un suspiro tu nombre. Plagada de míseros sueños, sola, en tímida salida, una lágrima; triste expresión de la opresión en mi pecho...por tan cruel destino, tu ausencia. Ausente de razón, observo mas allá de lo distante la aurora, llameante, cegadora. Y en algún sitio se oculta, donde el silencio sea única compañía de rumiantes penas, mi figura fugitiva de miradas hirientes. Sin embargo late aun en palpitante amargura el corazón, incapaz de volver el rostro hacia el eco de las voces. Presa de dolor, incomprendida de la vida misma, loca perdida estoy, por no saber conservar tu fe amor. Quedamente digo- a la espera quedo moribunda en la brisa que me mece, duermo entre delirios de deseos, esperanza amarga que no acaba. Deshecho en tus ojos, reflejadas se encontraban mis fantasías, hoy se esfuma entre nieblas la imagen de mi ser querido. Esquivando tus pasos ...Me alejo. Y en incansables suspiros... respiro, fallando en el intento vano de alcanzarte. Y en el final encontrado, tirano futuro, hoy estoy sola, con el corazón que enamorado en mis manos yace... cubierto en llanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario