17 mar. 2012

Soy lo que soy, nada puede, ni deseo cambiar lo que es mi esencia. Soy el camino que lleva mis pasos hacia donde dirijo la mirada. Soy la fuerza que sobrepasa cada batalla, quien descubre cada día un motivo para no bajar los brazos, ni ante la perdida, ni el fracaso. Soy la que halla en medio del abismo un puente, para adelantarse y ver mas allá del destino y hacer crecer alas y sobrevolar sobre la desesperanza. Soy aquella que una vez en su inocencia, descubrió una flor dentro de si misma y al pasar los años la resguardo y protegió, haciendo de ella su máxima bendición. Pasando penas, escondiendo el llanto, dibujando sonrisas a pesar de los malos ratos. Mas nada puede doblegar la fe con la que unida al alma significa lo que hoy sobrevive. Pasan los años y la niñez aun vive, su inocencia perdura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario