17 mar. 2012

Déjame saciar a mi antojo, de la miel de tus labios, déjame beber del elixir de tu ser, y permanecer unida a ti en el universo. Beberé de tu esencia y por la eternidad condenados a amarnos. Cruel castigo?! A quienes engañamos. Como de lo prohibido y me complacen los deseos atada a tu cuerpo. El sol rescata nuestro tiempo, reposo, hasta donde llega la noche, y entonces viciosos del amor, vivir la pasión según la ley de los amantes. Satisfecha. Delicadamente presa de tu sabor. Tu aroma impregna cada linea de mi piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario