1 mar. 2012

Como quisiera que el tiempo hallase entre todas las paginas escritas, en la medida que han sido compartidas, un detalle, algo. Aquello que demuestre el verdadero significado de la ausencia, de la carencia de empatia hacia lo oculto en frases difundidas por doquier. Como quisiera tan solo atrapar la verdad, observarla, estudiarla y luego dejarla seguir su camino. "La verdad", esa respuesta a cuantas nostalgias, memorias que viven de dolencias, de falencias físicas y psíquicas. Como quisiera arrancar el pesar, que se alivie la carga en cada paso dado. Que me siga la paz. Que la armonía tan solo sea mi sostén. Como quisiera no querer. Tan solo vivir el presente con el. Es un bien necesario, donde convivir con lo que no se puede olvidar, tan solo aprender a comprender la realidad, no negarla, ni ocultarla. Ni cegarla con falsas esperanzas, no dejar que se oculte la luz de vida y conservar lo necesario. Vivo a diario, acaparando pequeñas batallas, venciendo los miedos, dejar que pasen etapas y aprender de cada una. El Porque del suceso, siempre ausente de razón en el instante, pero detonante de emociones ocultas incapaces de soltar su razón de ser. Eso si, como anhelo estar desbocada y liberar lo que oprime, lo que aprisiona el futuro y lo detiene. Como desear liberar la esencia pura que se en mi grita con furia contenida. Y así lograr la paz. Así obtener la calma y poder pensar sin represiones. No opresión. No paginas en blanco. Siempre dejar un sello que manifieste la grandeza de quien soy envuelta en la buena voluntad del universo. No estoy sola y esa es mi esperanza. No estoy sola, es la fe que no me falla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario