18 mar. 2012

Léanme, estoy aquí. Ya no deseo esconder lo que soy. Doy gracias. Permiso para reemplazar tu cansancio con el suave roce de la brisa, deslizándose por la ventana. Permiso para besar tus lagrimas de ausencias, no las tomes como castigos. Acepta la lejanía, deja volar el recuerdo, déjame tomar tu presente y despejar el pasado, llenar tus vacíos de sueños acariciadores, de tenues ilusiones compartidas con quien te clama. Permite que abrace tu alma la cubra con el calor de mis latidos, deja... no te apartes. Espantare tus miedos, te calmare y encontraras la armonía. Sanare cada herida, hasta que las cicatrices no serán mas que marcas tenues de algo que te hizo mas fuerte en la necesidad. Que el día te encuentre renacida, el sol con su brillo resplandor no logra deslumbrarte, eres el reflejo de la vida misma nacida otra vez, en la oportunidad, en tu mirar. Acepta cada pelea diaria, sabrás batallar con el amor, la amistad y la fe como estandarte. Saca tu rostro escondido detrás de tus fantasmas, deja que partan... Decídete a formar parte del presente. No permitiré que nada te dañe. Eres mi eterno resplandor, espejo de mi alma

No hay comentarios:

Publicar un comentario