31 jul. 2011

Huyo del embrujo de tus ojos,
de la miel que emana de tus labios,
le doy la espalda a la magia imantada de tus brazos,
no quiero caer, tan solo dejarlo pasar.
No es tiempo, aun no sucumbo al momento.
Dejo escurrirse en mis manos el intento,
vano intento por alcanzar aquellos sueños,
atrasados, atrapados en la esperanza corrompida.
Emana de ti ese aroma,
olor a pasión, a desenfreno, a amor que invita a pasar.
Eres presencia de lo que mas ansió,
de lo que mas anhela mi piel,
lo que en mis pensamientos dejo fluir.
Pasan de largo los sueños, tan solo verlos pasar;
giro y vuelta a través de los tiempos,
tiempo envuelto en la lentitud de los pasos,
cruzan como imágenes pasando revista,
fotos descriptivas de emociones escondidas.
Aferrada a lo indescriptible,
a aquello a lo que mas temo,
a fundirme nuevamente a una ilusión.
¿Que importa en definitiva?
yace rendido mi cuerpo sobre el tuyo,
donde las rutinas del placer saben a nuevo,
en donde mis miedos se desvanecen,
y las preguntas obvian en actos de respuesta.
Te amo, ¿Y que de las dudas?
A estas alturas, estremecida en ti,
ninguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario