13 abr. 2012

Siento que los pies pisan el cielo, caminando sobre la nada, sembrando huellas saltando de estrella en estrella, viviendo un sueño. Descanso en el risco de un espacio de la luna, quien tantas veces ha sido testigo, apoyo en la noche, iluminando mi calma, espiando a través de la ventana. Deseando no perder el encantamiento de esta tierna ilusión, albergo este momento, atesoro el lento movimiento en el cual bailo libre, al ritmo musical del conjunto universal. Desde lo lejano, te espío, visionaria, teniéndote presente apreso tu ser ausente, dentro mi ansia latente en cada latir, te llamo por tu nombre. Y desde lo alto, pierdo la voluntad presa de una visión. Caigo rendida directo al abrigo de tus brazos, tus manos funden mi piel en el calor de variadas caricias, amo...amo con pasión con deleite el sabor de tus besos, bebo de tus labios la felicidad. Ya despierta te descubro, y en nuestras miradas, se cruzan los destinos, uniendo nuestros caminos. Amo...amo con cada sentido comprometido. Y guiño cómplice a la luna a través de la ventana

No hay comentarios:

Publicar un comentario