13 abr. 2012

No te pido que me juzgues, ya que no esta en tu deber hacerlo, ni estas debidamente calificado. Solo Dios es capaz en su divina misericordia, mirar con ojos de amor, cada uno de los errores cometidos y solo El esta capacitado para enmendarlos y conducirme por el camino correcto nuevamente. No creo en mi humilde convicción de humana, reconocer en tu persona, el ideal para indicar que es debido y que no. Cada uno carga con su propia cruz, yo me hago cargo de la mía. Y tu? Buscas en los demás quien cargue la tuya, yo soy lo demasiado humilde para pedir perdón y saber cuando pedir ayuda y no compartir mi carga, sino saber que allí fuera, hay quienes tienen el don de saber comprender y ayudar al que en su corazón se refleja su necesidad. No busco compasión, busco asilo en el alma de algún ser capaz de ver mas allá de mis callos producidos por mis caídas, de mis desengaños. Soy la semilla que busca la tierra fértil donde sembrar su inmensa fe, hacerla crecer y con ella alimentar al universo. Sin ambiciones. Sin falsas ilusiones. Tan solo quiero ser libre de poder amar, y ofrecer mis manos limpias, para ofrecer mi labor de dar sin pedir nada mas que amor a cambio de mas amor. Solo esta en mi la necesidad victoriosa de ser feliz. Namaste-

No hay comentarios:

Publicar un comentario