13 abr. 2012

En una canción, tomo el impulso, en un suspiro adherido a la brisa en la noche alzo vuelo, para caer suavemente en la protección de tus brazos. Dejar atrás toda tradición y filmar nuestra propia historia en los pasos que vayamos dejando a través de los mundos que recorramos juntos, hasta que el tiempo se detenga en un caricia, donde caiga el velo del destino ante nuestros ojos. Y saber que la vida es un reflejo de los astros dando giros en el destino. Cada vez que en la mente surge la súbita necesidad de convertir lo mundano en algo irreversible único, audaz y sin motivo aparente. Escucho y creo en lo mas profundo que en cada fragmento de este manuscrito hay una verdad, una respuesta oculta, esperando ser revelada. El tiempo vuela y el ayer fue un hermoso recuerdo de un glorioso día, te invito a compartir la alegría de su placer de permanecer en la memoria. Recordar que nada se compara, nada a lo probado antes que el hoy. Recordar el hoy en un segundo pasado y abrirle paso a cada sueño y dejar libre el camino y dejar que fluya la brisa y como la lluvia gota a gota sorber de la fe, estar en perfecta calma y el alma danzar en la armonía desconociendo que esta mal o que esta bien, solo sentir lo que me hace ser solo mujer esperando a que me hagas sentir, si tu descifrando el acertijo oculto en las palabra, destinadas a ser apropiadas por tu mirada y ser interpretadas por tu presencia inmediatamente requerida ante mi, quien te clama atravesando distancias, te observa respetando el silencio, respetando tu tiempo disfrutando tu suave andar dirigiendo tus pasos hasta donde estoy, sin separar mis ojos de tu mirada, se que vendrá se la verdad a la que me enfrento y soy feliz de saberme descubierta entre el todo, haciendo de la nada lo mas pleno, haciendo del amor, el propulsor de nuestros corazones. Almas impulsadas a permanecer juntas, amando, sabiendo ser uno parte del otro, la esencia misma del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario