13 abr. 2012

Si alguna vez he fallado he pecado en la ingenuidad de las palabras, pido perdón por no recordar que en ellas viajan, los mas vivos sentimientos del alma, que convidan e invitan a vibrar en la emoción. Si alguna vez he dejado en pausa algún deseo y falte a la expresión de decir entero todo lo que pasa por esta persona, que al no saber decir adiós, no pone pausas y en cada imagen es la continuidad del origen de otro modo de pedir que tu ser, donde te halles, sientas, vivas, ames de manera igual o distinta, pero el corazón palpita al mismo son de la melodía del universo, donde acogidos por la noche emergen los sentidos y se confabulan para enviar mensajes por doquier, donde llegue la corriente poderosa del amor. Si alguna vez he olvidado acariciar tu alma con la sinceridad y la amistad entablada a la distancia, te pido disculpas y permitas entrar por tu mirada y saber descubrir en cada letra un secreto. Un secreto a gritos en las estrellas tu me haces ser lo que soy cada día, cada noche... tu eres mi fuente de inspiración. No te detengas y sigue brillando tu luz ilumina cada trazo que tus ojos en estos momentos están leyendo mi agradecimiento eterno. Se feliz. Namaste-

No hay comentarios:

Publicar un comentario