13 abr. 2012

Quien en algún momento de su vida, se ha preguntado porque nos pasa por lo que pasamos, mas que nada las perdidas. Quien no se ha cuestionado alguna vez el propósito de su existencia. Todo las interrogantes en la búsqueda de una verdad quizás inalcanzable para los mortales. Si, quien encuentra la verdad de la vida, ha resuelto su propósito y debe volver a su esencia, hasta que llegado un momento surja en el universo un nuevo propósito, una verdad por descubrir. Quien no ha caminado descalzo sobre piedras, equivocando su camino. Quien no ha descubierto su talento, con el cual ha nacido, no es plenamente feliz. Todos y cada uno de nosotros poseemos ese carisma que nos hace únicos, y no llegamos a percibir cuan necesarios somos para el gran propósito de la vida en comunión. Quien vive feliz, el que da, aun sin tener de mas, pero que entrega con amor, tiene un pedacito de paraíso en la tierra y esta en paz. Donde se desplaza la raíz de nuestro ser, rodeando todo espacio libre oportuno para dejar nuestro sello. Por mas pequeño que sea nuestro talento, no hay que esconderlo, saber compartir es una virtud. Somos capaces de amar desde el instante de nacer, somos capaces de agitar las alas de la voluntad y volar mas alla, sobrevolando espacios donde no hay barreras, donde llegue nuestra caridad. Soy capaz de desplegar mis alas e ir donde sean acogidas mis palabras, Quiero compartir mi caos, donde puedes encontrar esperanza, fe, amistad, amor infinito, donde reina la calma y complementa la necesidad donde depositar tu angustia. Deja que se pose en ti, la luz que guié tu vida hacia donde tu ser encuentre su propia identidad obsequio de la unidad del universo. Se feliz. Namaste-

No hay comentarios:

Publicar un comentario