13 abr. 2012

Grita el corazón y solo el eco de sus gemidos son escuchados. Que el universo se apiade y devuelva la armonía. Esta noche llena de confusiones donde no hay acordes entre notas y sonidos, caos domina la penumbra. Presiento encerrada en mi propio cuerpo, meciendo la angustia descansando en la ausencia. Vuelco cada desilucion cada vestigio de lo que no fue, sabiendo que aun hay espacio por lo que puede ser. Se que las cosas no suceden por que si, todo tiene una razón de ser, un motivo por el cual seguir y no detenerse. Grito para que me encuentres, vuelvas tu mirada y vengas a mi encuentro. Si en tu partida, la luz se ha apagado en mi sigue el brillo de tu vida, de tu alma, quien mas quiero es adoptar la forma de los cielos y abarcar cada espacio y encontrarnos. Frenar el tiempo, hacer crecer el momento y dejar de lado caprichos que el universo representa. Crear mi propio destino a partir de sueños propios y dejar morir lenta la mirada, dejar caer el cuerpo a lo mas profundo de lo inaudito. Crear lo imaginario y dejar que nazca la ilusión que la fantasía se apodere de cada realidad y quedarme contigo sin condiciones tan solo quedarme a tu lado, tomando tu mano, dejar caer mi rostro en tu hombro permanecer así... Calla el corazón y sigue construyendo al ritmo de sus latidos cada momento para guardarlos como tesoros. Que importa lo que digan lo libros, lo que describan, yo soy quien marca mis pasos, que escribe su vida en cada linea de su piel. Soy dueña de mi razón aunque perdida, sabe la importancia de seguir amando a pesar de crear su propio mundo donde habitar con tu recuerdo. Así es el amor, no se detiene, no se olvida, solo amo la eternidad de tu ser quien dejo sus huellas en mi vida y nada puede borrar las marcas profundas del verdadero amor. Nada busco, las verdades me has descubierto y ante tus ojos despierto a una nueva vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario