29 ene. 2012

Cuando sientas que la vida se destiñe, los colores pierden su brillo y nadie te tiende la mano cuando tu alma se encuentra en la bruma. Cuando sientas en tu pecho la opresión de la incomprensión, las respuestas en silencio en los que buscas refugio consuelo a la angustia de la desilusión. Cuanto sientas que se te cierran las puertas que los que amas construyen insultantes barreras, cierra tu ojos y sonríe a tu corazón que en paz transita contigo. Haz de tu mirada el reflejo de tu orgullo, de tu amor hacia quienes desean tu bien, ve en busca de la sinceridad en el ser que atiende tu sed de felicidad. Hay tantas personas en el mundo personas que con solo una palabra que con tan solo un simple abrazo, una caricia, todo lo dice, nada lo esconde. Sabras distinguir entre tinieblas aquello que dirige tu barco a buen puerto. Conseguirás entonces, ver el reflejo de la paz en otros ojos abiertos a la comprensión a la empatia de tus sueños, de tus anhelos, aplaudirán tus logros y bendecirán tu camino. Se acercaran con los labios alabando la risa, el canto que vencerá tus miedos. Nadie entonces podrá derribar tu fortaleza, construida en la fe, la ilusión, el sueño del amor en todo su esplendor. No te dejes que te venza el engaño, ni la tristeza de otros ojos ya vencidos. Aprende a levantar el mentón hacia el horizonte con la bendición de Dios, quien nunca te abandona, quien jamas deja de brillar, ni ante la mas terrible de las tormentas. Todo pasa... en la fe que te sostiene. Namaste-

No hay comentarios:

Publicar un comentario