12 ene. 2012

Tengo la idea casi irracional
de conocerte cada día mas
a través del silencio que
cada noche se hace cada vez
mas profunda.
Perdida de la capacidad
de optar por la razón
y sumergirme en el sueño,
despierta en un ensueño
de ilusiones abrazadas
a un árbol añejado de sueños.
Caigo en el abismo
donde me recobran las memorias
de la sorprendente metodología
con la cual la vida
me arrastra al inicio, al principio
y volver a empezar.
Presa de los labios carcomidos
en el tiempo,
congelados en el sabor,
exhalando su aroma.
Estoy y no estoy
al hilo del delirio
deprimiendo la rama
que me sostiene,
su fortaleza me sorprende
me desprende a veces
de lo que me abruma.
Y entonces las palabras
se tornan borrosas,
espontáneamente dejo
que mis manos sigan su camino,
corrijo debilidades, emociones
que se encuentran chocantes
ansiosas otras por tocarse.
Y sigo espontanea
y así me encuentras
inmersa en frases acumuladas,
algunas faltas cubiertas
otras dejadas al azar.
Tu sabrás,
deberás conocer a veces
mi súbita debilidad.
Amen a tantos defectos.
Soy ser amante del engaño
que esconde la noche
y su solitaria compañía.
Y perdida fluyo... continuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario