25 feb. 2012

Quise engañar al sentimiento colgarlo del cielo y simplemente dejarlo sucumbir al deseo de chocar con tu simple presencia... tan necesaria Hoy indispensable. Pecar de ingenua e intentar encontrar lo ya instalado en lo mas profundo del alma. Y sosteniendo en un suspiro la confesión mas sincera al universo entero y al destino incierto. Llámame ingenua ciega por no ver ni escuchar tu llegada no sentir tu arribo y dejarte en el olvido. Queda el perdón y el amor verdadero de poder saberte mio. Mi amado... y yo tu amada- Te amo, te quiero, te ansío, te deseo; cada noche desde esta misma, hasta las eternas venideras. Mi amado... y yo tu amada-

No hay comentarios:

Publicar un comentario