11 nov. 2010

Un pensamiento

Los que hemos sentido el roce de la muerte en cualquier situación, hemos tenido una reinvindicacion hacia la vida. Mas en el caso de un arrebato tan inesperado. La muerte puede llegar en forma lenta con previo aviso y en otros de una manera tan fugaz como en un abrir y cerrar de ojos. Lo importante es saber valorar cada momento que nos regala la vida, como algo único e irrepetible, vivir con la intensidad cada instante compartido, sin renegar de los tiempos. El tiempo no se detiene a esperar que abramos los ojos a la belleza que el Universo nos regala en cada amanecer, en cada sonrisa, beso,abrazo. Empecemos a inspirar la energía positiva aportada por el amor, la amistad. Rechacemos todo lo que nos pone pausas en el camino hacia la felicidad, esta no esta el final de la meta. Cada instante esta lleno de ella, esa luz que nos da la posibilidad de respirar un día nuevo con cada abrir de ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario