30 may. 2011

Renovacion

Me gusta contemplar
tu rostro dibujado entre memorias,
rozando tenue la suavidad
de las caricias que devuelve el viento.
Eternos tus ojos,
me siento observada,
alzando mi mirada al cielo.
Como esconder lo que siento?
Tu alma, escurridiza ante la vida.
Continuo el camino, aun con tus pasos
a mi lado,
sabiendo de tus huellas en el destino,
las cuales contadas,
aun resguardo con recelo.
Eres aquello que conservo
entre las almohadas,
secretos que susurro,
aun a mis espaldas.
Huyo del reflejo de mi figura,
torpe y fuera de razón de ser, hoy.
Escondida detrás de las palabras,
buscando algo, algo
ese algo que no es claro,
ni sabido en los motivos en los cuales
me abstraigo.
Solo cruzo mis piernas,
relajo mis brazos,
busco mi centro de vida,
hallo el sonido de la respiración
aspiro la esencia que late en mi interior,
no debo perderla,
aunque ahora tu rostro
se desdibuje entre mis sueños,
entre nuevos vientos,
trayendo ante mi nuevos proyectos,
una nueva razón para seguir nutriendo al alma
con esperanzas de un destino, origen de un futuro,
bendito del Universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario