26 may. 2011

reflejo de mi alma


Quise volverme invisible
pero tu lo evitas
sonriéndome,
invitandome a devolver
la alegría que provoca
el resplandor de tu mirada.
Quise desaparecer y
sentirme olvidada,
lo intente de veras,
pero no nunca me dejabas.
Allí estabas
constante sombra
de mis pasos.
Ahí permanecías inmóvil
observando
cada vacío en mi
para llenarlo con alguna
emoción, 
sentimiento, 
creando siempre,
sacando de la nada 
eso que solo un espejo reflejara.
El propio yo,
nunca abandona
su pedestal de vida,
jamas dejara escapar su aliento
obsequio del Universo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario