20 dic. 2013

Cuando los viento soplan, cuando las miradas caen bajo el embrujo de los sueños; los cambios se entrelazan confabulan y se tejen alianzas entre destinos y el universo. Vientos a favor, remolinos en contra, pero si las alas se han fortalecido, con cada tormenta con cada gota pesada de lluvia, surgirán por encima de las nubes y la claridad nacerá enfrente de nuestro camino. Podrán pasar mil tiempos donde las tormentas dejaran sus llagas, pero no hay nada que el amor, ni la empatia ni la sinceridad de una sonrisa, puedan sanar, quedaran cicatrices, pero estas serán huellas de luchas ganadas. Sera la victoria nuestra la caricia en las noches en compañía de nuestro ser guerrero que renace iluminado. Sera mi rostro el reflejado. El bendecido. Se feliz. Namaste-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario