10 dic. 2010


Cada día,
es un regalo divino
repleto de sorpresas
alegrías,
tristezas, 
en fin
quien sabe.
Allí reside nuestra atencion
en la incógnita
de no saber, 
que nos depara el futuro.
Con la mirada atenta
el corazón abierto
y buena voluntad
sabremos como
desenvolver cada día.
Que Dios les de luz
para abrir los dones
que habitan en los corazones.
Bendecida...bendiciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario