4 oct. 2012

Tenerte en mi memoria como un tesoro eterno es el obsequio que me ha dado Dios, haberte amado haberte sentido, y saberme amada gracias a la gloria divina. Saberte mio y saberte vivo dentro de mi. La calma me envuelve y la brisa me toma en sus brazos, estas conmigo, jamas te he perdido. Y en mis sueños aun lates en mis sentidos. Mi ángel, Amor, amor... Se feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario