7 may. 2012

Te extraño... Y es tanto el anhelo que desearía ir yo misma a los cielos, abrir sus puertas, buscarte y en mi ansiado recuerdo tomar de mis memorias, cada caricia, cada beso, cada abrazo, y regocijarme nuevamente en tu mirada. Pedir permiso a Dios, para pisar sobre sus nubes y dar contigo tan solo con verte una vez mas y sentir el calor de tu sonrisa y tu aliento de vida esencia vital en mi. Te extraño tanto que el llanto no puede ser engañado, el dolor en la garganta se hace rasgadura hasta llegar a donde acuno cada sueño de ti. Y no puedo evitar que las lagrimas nublen mis palabras que mis manos se vuelvan temblorosas y me cueste encontrar cada letra, para armar esta pieza. Te observo en mi solitaria y silenciosa paz, compartiendo la tuya te veo hoy, en un portarretratos y... si tan solo pudiera sentirte... Solo el tiempo pasa y me conformo con emitir una plegaria y dejar que Dios medie entre nosotros. Eres mi eternidad. Ahora me dispongo a ir a descansar, cerrar mis ojos y en mis sueños tener la posibilidad de amarte una vez mas. Y dar gracias al destino por haberte tenido, amado y sentir el verdadero amor de tu mano. A ti doy gracias eternas. A mi amado ángel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario